This piece of content is part of a larger story, but that story is not available in your language. We do still recommend you read this content in the context of this story:

“Fracking: un negocio millonario en medio de zonas empobrecidas de Puerto Wilches y San Martín”

Author: Colaboración periodística entre Semana Sostenible de Colombia y Mongabay Latam, Published on: 25 March 2020

24 de marzo de 2020

…La pobreza en la vereda Terraplén en el municipio de Puerto Wilches no se puede ocultar. Los campesinos tienen temor de lo que ocurra con sus fuentes de agua y de los beneficios que se puedan derivar de una multimillonaria inversión… San Martín fue el primer municipio colombiano en oponerse al fracking. Llevan cuatro años protestando y muchos de sus habitantes se mantienen en un no rotundo a esta técnica de extracción de hidrocarburos… Se trata del VMM 37, también denominado Manatí Blanco 1, que se extiende por un área de 15 462 hectáreas, equivalentes a 21 655 canchas de fútbol, y en donde se podrían perforar hasta 12 pozos. En ese lugar se realizaría otro de los proyectos piloto que recomendó la Comisión de Expertos… Este ingeniero mecánico asegura que el fracking puede destruir la economía de la palma de esa región. “Nosotros tenemos una norma que prohíbe que haya metales pesados y sustancias radioactivas en los cultivos de palma o en los acuíferos de los que se saca el agua para las plantaciones. Si el aceite se contamina, la Unión Europea nos cerrará el mercado, perderemos precio y se deprimirá la economía”, resalta… “Aquí en Puerto Wilches los suelos son ácidos y, por tanto, áridos y arenosos, por lo que la capa vegetal es de mala calidad. En esas grandes sabanas dedicadas antes a la ganadería extensiva, donde había media vaca por hectárea porque los pastos eran muy malos, se comenzó a sembrar palma. Aquí no destruimos bosques tropicales porque simplemente por acá ya no existen, eso conlleva a que tampoco hayamos impactado negativamente a la biodiversidad, tal y como ocurre con este tipo de cultivos en otras zonas del país”, dice… La llegada al territorio de la multinacional ConocoPhillips en 2015, luego de que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) la nombrara como operadora del bloque VMM 3, que abarca unas 33 000 hectáreas, fue la chispa que encendió al pueblo… El 26 de septiembre de 2016 se desarrolló una nueva jornada de protesta que se prolongó varios días. “En octubre, cuando la multinacional realizó un tercer intento de meter la maquinaria al pozo decidimos hacer un plantón sobre la vía. Después de dos días, y tras la presión ejercida por la empresa, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, y en general la Fuerza Pública, le abrieron paso a la brava a las máquinas”, informa Santiago… Sin embargo, la resistencia continuó, pero por la vía jurídica y administrativa, hasta que finalmente, luego de un arduo proceso, la Anla decidió ,en octubre de 2018, negar la solicitud de licencia a los proyectos comerciales de fracking que se pretendían…

Read the full post here