Ocultar el mensaje

Bienvenido/a al Centro de Información.

Nuestra misión es trabajar con quienes -desde la sociedad civil, las empresas o los gobiernos- abordan las asimetrías de poder, buscan la remediación por abusos y aseguran la protección de las personas y del planeta.

Tanto las empresas como las comunidades afectadas nos dan las gracias por los recursos y el apoyo que les brindamos, respectivamente.

Ello es únicamente posible por tu apoyo. Por favor, haz tu donación ahora.

Muchas gracias,
Phil Bloomer, Director Ejecutivo

Apóyanos ahora Ocultar el mensaje

Redireccionado al artículo en el que se halla este fragmento, de modo que pueda leerse en contexto. Favor de pulsar este hipervínculo si no es redireccionado automáticamente dentro de unos segundos:
es/guatemala-comunidad-protesta-en-contra-de-cementos-progreso-por-supuesta-usurpación-de-caminos-e-impedir-el-libre-tránsito#c178015

La Cementera Que Roba Tierra Comunitaria

Autor(a): Prensa Comunitaria (Guatemala), Publicado en: 27 September 2018

Las autoridades kaqchikeles de las doce comunidades de San Juan Sacatepéquez, salieron de nuevo a manifestarse en contra de la empresa Cementos Progreso. Resulta que la cementera no les permite circular libremente por la carretera comunitaria, única vía de comunicación entre las comunidades. Incluso pavimentaron su propia carretera sobre los caminos comunales. “Nos robaron una parte de nuestro camino, ya pavimentaron. Eso es lo que nosotros no queremos, la comunidad está en desacuerdo, porque los caminos ancestrales los desaparecieron, todo lo cerraron, todo nos lo robaron.” Afirmó una de las autoridades…Esta vez los comunitarios en San Juan Sacatepéquez denunciaron que la carretera es de uso privado de los camiones y vehículos de la empresa. Ellos no pueden circular sobre esta carretera, pero tampoco les permiten usar la carretera comunitaria que sí les pertenece. Cuando comenzó a construirse la Planta San Gabriel —una de las mayores plantas de producción de cemento y extracción de minerales de la región mesoamericana—, las doce comunidades se opusieron de forma pacífica. La respuesta de la empresa y el Estado fue la represión y la cárcel para los dirigentes. Todo esto ha ocurrido con total impunidad, a escasos kilómetros de la ciudad capital.

Lea todo el artículo aquí