abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthC4067174-3DD9-4B9E-AD64-284FDAAE6338@1xinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapeline, chart, up, arrow, graphlocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewArtboard 185profilerefreshIconnewssearchsecurityPathStock downStock steadyStock uptagticktooltiptwitteruniversalityweb
Artículo

16 Mar 2022

Autor:
Paulina Madero en Animal Político

América Latina: Las empresas deben ir más allá en su responsabilidad con los derechos de las mujeres

“Empresas: hay responsabilidad con los derechos de las mujeres más allá del pinkwashing” – 15 de marzo de 2022

… El movimiento feminista en nuestro país y en la región cada vez toma más fuerza: cada vez más vemos que la movilización social lleva avances en la agenda de género a nivel regional. Durante el mes pasado se despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 24 semanas en todo Colombia. Estos logros los debemos a las mujeres, a las organizaciones feministas de la sociedad civil, a colectivos que a lo largo de los años han visibilizado las violencias y desigualdades de género que permean a nuestra sociedad Latinoamericana. También, en el marco del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer,(8M), de unos años atrás a la fecha, las instituciones públicas y las empresas publican comunicados en ‘solidaridad’ o demostrando su ‘compromiso’ con el movimiento. ¿La realidad? Es que no se están impulsando las medidas obligatorias y necesarias en materia de empresas y derechos humanos con perspectiva de género: sólo están aprovechando la fecha para posicionar su marca y hacer relaciones públicas, por ejemplo, cuando ponen sus logos de color morado o hacen algún posicionamiento público que carece de alguna medida de fondo, están haciendo lavado rosa o “pinkwashing”… Las operaciones que realizan las empresas tienen impactos en un gama amplia de derechos humanos de las mujeres, adolescentes, niñas y personas con capacidad de gestar, no únicamente en la representatividad de su fuerza laboral o de la participación en puestos de liderazgo dentro de las empresas. Cuando hablamos de género, empresas y derechos humanos no hablamos de mujeres en puestos directivos, sino de que las empresas realicen procesos de debida diligencia en los que identifiquen cómo pueden afectar los derechos de las mujeres, adolescentes y personas con capacidad de gestar en su totalidad: a una vida libre de violencia, a la salud sexual y reproductiva, a su proyecto de vida, a la no discriminación y a la igualdad, por mecionar algunos. Una vez identificados estos impactos, deben de seguir adelante con un plan para prevenirlos y, en el peor de los casos determinar cómo repararlos si es que no se pudieron prevenir…