abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthC4067174-3DD9-4B9E-AD64-284FDAAE6338@1xinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapeline, chart, up, arrow, graphlocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewArtboard 185profilerefreshIconnewssearchsecurityPathStock downStock steadyStock uptagticktooltiptwitteruniversalityweb
Artículo

5 Nov 2022

Autor:
El País

Latinoamérica está pasando hambre y perdiendo su biodiversidad, mientras alimenta a China

Codehupy

“Latinoamérica está pasando hambre y perdiendo su biodiversidad mientras alimenta a China”-5 de noviembre de 2022-

...El coordinador general del Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IDRS) lamenta la etiqueta de “despensa del mundo” que se le ha colgado a Latinoamérica. Más que una región productora, dice, esta es una región exportadora. “Está pasando algo similar a lo que ocurrió con la minería. Somos países de donde se extraen todas las riquezas, ahora pasa con las tierras”, cuenta mediante una videollamada con América Futura desde La Paz. Crítico también con el sistema capitalista, desglosa los desafíos del sector agrícola, las lecciones tras la pandemia y augura un futuro violento en la lucha para acceder a la tierra: “Hay una insistencia perversa que busca la privatización de las tierras y eso va a terminar con la expulsión de las poblaciones rurales. Ya ha pasado antes”...

China tiene medidas de conservación de sus suelos que son muy estrictas, porque saben que es el recurso de futuro. Es el principal recurso de la humanidad: la tierra. Y hay Gobiernos como el de Argentina o Paraguay y, en parte, Bolivia, que dependen prácticamente de la exportación. Así es muy difícil frenarlo. ...No sabría identificar quién se beneficia exactamente, pero las víctimas sí. Y somos todos...

Primero, bastaría con dejar de poner los obstáculos por la propiedad colectiva. Segundo, dejar de asesinar a los líderes. Hay que hacer cambios radicales también en la percepción que tenemos del campo. Los indicadores que usa la FAO del campo son del siglo XX. No existen datos reales de las economías campesinas, de los cultivos indígenas, del multiestrato, sobre la forma de producción agroecológica... Esto hace que los gobiernos se abran a los lobbys de las grandes empresas, que sí manejan datos. Por eso la ruralidad termina fuera de las políticas públicas y se sigue hablando de este sector como uno empobrecido e ineficiente…

Hay una insistencia perversa que busca la privatización de las tierras y eso va a terminar con la expulsión de las poblaciones rurales. Ya ha pasado antes. Si no somos más inteligentes en resolver estos problemas de acceso, sobre todo para los más jóvenes, nos espera un futuro violento y unas tierras a nombre de empresas multinacionales.