abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapeline, chart, up, arrow, graphlocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewArtboard 185profilerefreshnewssearchsecurityPathStock downStock steadyStock uptagticktooltiptwitteruniversalityweb

This page is not available in 简体中文 and is being displayed in Spanish

文章

Chile: Comentario periodístico sobre la deuda de la empresa sueca Boliden con la población de Arica, donde depositó residuos tóxicos hace 35 años

“Las deudas de Suecia frente a escándalo de tóxicos en Arica” – 13 de marzo de 2021

Por Jonas Ebbesson… académico de Derecho Ambiental y Director del Centro de Derecho y Políticas Medioambientales de la Universidad de Estocolmo.

Desde hace más de 35 años, 20 000 toneladas de desechos mineros tóxicos de la fundición Rönnskärsverken en Suecia vienen ocasionando graves daños a la salud y al medioambiente en Arica. Los desechos fueron destinados ahí en 1984-85 y despojados en las afueras de la ciudad. Así, la empresa minera sueca Boliden pudo saltarse las estrictas regulaciones ambientales suecas y también evitar un costoso procedimiento ambiental doméstico. En cambio, Boliden generó un grave problema medioambiental que aún persiste en la zona. Por su parte, el Estado sueco sabía del traslado, pero no hizo nada para detenerlo.

La responsabilidad de Boliden por los daños en Arica fue en 2013-2019 objeto de un extenso proceso judicial en Suecia: la sociedad Arica Victims representando a los afectados versus la empresa Boliden Mineral (yo era uno de los tres representantes legales de Arica Victims). En el juicio, Arica Victims exigía reparaciones para aproximadamente 800 personas por los daños causados por los desechos de Boliden. Dado que la Corte de Apelaciones sueca determinó que las solicitudes de reparación habían prescrito, la responsabilidad por negligencia de Boliden nunca fue examinada por la corte. No obstante, aunque Arica Victims hubiera ganado el proceso judicial contra Boliden, los desechos habrían permanecido en Arica con todos los riesgos que eso implica (según Environmental Justice Atlas, más de 10 000 personas han sido afectadas directa o indirectamente por los desechos).