abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthC4067174-3DD9-4B9E-AD64-284FDAAE6338@1xinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapeline, chart, up, arrow, graphlocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewArtboard 185profilerefreshIconnewssearchsecurityPathStock downStock steadyStock uptagticktooltiptwitteruniversalityweb
Artículo

27 Nov 2016

Autor:
El Espectador

Colombia: Gobierno y consumidores dicen que impuestos a bebidas azucaradas y al tabaco busca proteger la salud, pese a oposición de empresas

“Los impuestos saludables, la salud pública reta la ética empresarial”

La discusión sobre los impuestos saludables, que incluyen el impuesto a las bebidas azucaradas y el aumento al impuesto al tabaco, se ha centrado en los factores económicos, especialmente para la industria que los comercializa..."Los impuestos saludables tienen una justificación conceptual que va más allá de la necesidad de recursos adicionales, están fundados en un principio básico de equidad: las personas que, por cuenta de sus hábitos o comportamientos -respetados, por supuesto-, demandan más recursos del sistema deben pagar más, un poco más al menos. Por ejemplo, quien fuma debe pagar un poco más que quien no fuma", explicó el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria al referirse al tema…Esperanza Cerón, directora de Educar Consumidores, organización de la sociedad civil que apoya los impuestos saludables, dice que "los impuestos saludables tienen un impacto generacional vital sobre la salud pública, es un tema de responsabilidad de los tomadores de decisiones con las futuras generaciones para prevenir una pandemia mundial de enfermedades no transmisibles que mata a 3 de cada 5 personas"…La propuesta de la reforma tributaria es que las gaseosas y otras bebidas azucaradas paguen 300 pesos por cada litro de bebida a partir del momento en que se despacha la botella en el sitio de producción.