abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapelocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewprofilerefreshnewssearchsecurityPathtagticktooltiptwitteruniversalityweb
Historia

Demanda contra KiK (relacionada a fábrica textil en Pakistán)

En septiembre de 2012, 260 personas murieron y 32 resultaron heridas en un incendio en una fábrica textil en Pakistán. En marzo de 2015, sobrevivientes y familiares de las víctimas presentaron una demanda de indemnización contra KiK, el principal consumidor de la fábrica, en cortes alemanas.  En septiembre de 2016, el tribunal alemán admitió la jurisdicción sobre la demanda y concedió la asistencia jurídica a los demandantes.

En enero de 2018, la empresa alemana KIK accedió a pagar estipendios mensuales a las familias de las víctimas del incendio de la fábrica textil de Baldia, como resultado de las negociaciones facilitadas por la OIT. La demanda presentada en Alemania está actualmente en curso y KIK, principal cliente de la fábrica sigue eludiendo su responsabilidad por el incendio y negándose a indemnizar a sus víctimas. En febrero de 2018, el Centro de Arquitectura Forense de Goldsmiths, de la Universidad de Londres, demostró, mediante simulación computarizada, que la muerte de los trabajadores había sido causada por las insuficientes medidas de protección contra incendios. Por consiguiente, el Tribunal de Dortmund encargó un informe para determinar si los demandantes tenían derecho a una indemnización con arreglo a la legislación de Paquistán y si se había cumplido el plazo de prescripción.

En mayo de 2018, las familias de las 209 víctimas del incendio comenzaron a recibir las indemnizaciones a largo plazo de la empresa KiK.

El 10 de enero de 2019, el tribunal alemán de Dortmund rechazó la demanda porque el plazo de prescripción había expirado. Los demandantes aplearán esta decisión.

 

 

Story Timeline