abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthC4067174-3DD9-4B9E-AD64-284FDAAE6338@1xinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapeline, chart, up, arrow, graphlocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewArtboard 185profilerefreshIconnewssearchsecurityPathStock downStock steadyStock uptagticktooltiptwitteruniversalityweb

El contenido también está disponible en los siguientes idiomas: English

Artículo

12 Nov 2022

Autor:
Amnesty International

México: Las comunidades del Istmo de Tehuantepec se oponen a la instalación del parque industrial del Corredor Interoceánico en sus tierras y alzan la voz contra los proyectos de "enclaves eólicos"

Wikimedia Commons

"Resistencia comunitaria en el Istmo de Tehuantepec", 12 de noviembre de 2022

...En México, la historia de las energías renovables va de la mano de prácticas coloniales de despojo y violación de derechos colectivos de los pueblos indígenas. En el Istmo de Tehuantepec...[,]...la energía eólica se ha vuelto símbolo del ideal de desarrollo “sustentable”...y se ha convertido en la bandera para hablar de desarrollo e inversión...

...Se han establecido “enclaves eólicos” en puntos clave (por sus características políticas y económicas), provocando el incremento en el encarecimiento de servicios y viviendas, el alza en la prostitución y la entrada de cadenas de supermercados, comida rápida y restaurantes para cubrir con las necesidades de los trabajadores foráneos de las empresas (en detrimento del mercado local)...

Y nos seguimos preguntando a cambio de todo esto ¿qué nos queda a nosotros? La llegada de los parques eólicos estuvo llena de palabras grandes como progreso, desarrollo y oportunidades, vinculado al discurso de la corresponsabilidad ambiental ante el cambio climático...Las políticas de supuesta mitigación garantizaron un nuevo espacio de oportunidad para que las mismas empresas de siempre continuaran implementando proyectos nocivos en nuestros territorios, pero con rostro verde.

Actualmente, nuestro territorio esta nuevamente comprometido para una segunda fase del proyecto eólico que pretende duplicar la cantidad de energía producida en la región. También profundiza el despojo del territorio para ser entregado al capital financiero internacional con el proyecto fáustico del Corredor interoceánico....En México, las discusiones en torno a la energía son excluyentes y perpetúan la condición de procuradoras de servicios y materias primas de las áreas rurales e indígenas para la industria...Mientras los proyectos que amenazan nuestros territorios no cesan, nuestra lucha tampoco cesará. Continuaremos reclamando que no corresponde a nadie más que a nosotros decidir qué pasa en nuestras tierras...