abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthC4067174-3DD9-4B9E-AD64-284FDAAE6338@1xinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapeline, chart, up, arrow, graphlocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewArtboard 185profilerefreshIconnewssearchsecurityPathStock downStock steadyStock uptagticktooltiptwitteruniversalityweb

El contenido también está disponible en los siguientes idiomas: English, 日本語, 简体中文, 繁體中文

Informe

2 Nov 2021

Índice de Energía Renovable y Derechos Humanos 2021

Shutterstock (purchased)

El cambio climático es una de las cuestiones más importantes y complejas a las que se han enfrentado nuestro planeta y sus habitantes en siglos, y la pandemia del COVID-19 no ha hecho sino reforzar la urgencia y la necesidad de construir sistemas económicos mundiales que sean a la vez equitativos y sostenibles.

El despliegue y la expansión de las tecnologías de energía renovable desempeñarán un papel integral en la reducción de nuestra huella de carbono colectiva, pero ello puede tener un alto costo para las personas trabajadoras y las comunidades afectadas, si las empresas no garantizan el respeto a los derechos humanos en sus operaciones y a través de sus cadenas de suministro. El objetivo ambicioso y necesario de lograr la neutralidad en materia de carbono para el año 2050 requiere medidas igualmente firmes para garantizar que esta transición sea verdaderamente justa.

Nuestro primer índice en materia de derechos humanos de las principales empresas de energía renovable en 2020 propuso evaluar las políticas y practicas de las principales empresas de energía renovable. Nuestra investigación reveló que la mayoría carecían de políticas esenciales de derechos humanos para evitar abusos en contra de las comunidades y las personas trabajadoras, de lo cual depende que la transición sea justa.

La segunda edición de nuestro índice demuestra que un año después de nuestra evaluación inaugural, se observan modestos avances en la industria de energía renovable hacia adoptar estas imprescindibles políticas y practicas de derechos humanos. Algunas empresas han mejorado significativamente sus puntuaciones, y casi todas las empresas han mostrado una mejora desde el año pasado.

A pesar de esto, subsisten preocupaciones graves en los resultados. La puntuación media fue de tan solo 28%. Además, las empresas obtuvieron las puntuaciones peores en los indicadores que se relacionan con los riesgos más sobresalientes del sector en materia de derechos humanos - los derechos a la tierra, derechos indígenas, y la protección de personas defensoras de derechos humanos.