abusesaffiliationarrow-downarrow-leftarrow-rightarrow-upattack-typeburgerchevron-downchevron-leftchevron-rightchevron-upClock iconclosedeletedevelopment-povertydiscriminationdollardownloademailenvironmentexternal-linkfacebookfiltergenderglobegroupshealthinformation-outlineinformationinstagraminvestment-trade-globalisationissueslabourlanguagesShapeCombined Shapelocationmap-pinminusnewsorganisationotheroverviewpluspreviewprofilerefreshnewssearchsecurityPathtagticktooltiptwitteruniversalityweb

This page is not available in English and is being displayed in Spanish

Article

Los Aguacates de Anglogold dividen a Cajamarca

16 de octubre de 2020

Hace tres años, en una consulta popular, este pueblo del Tolima rechazó un proyecto de la empresa sudafricana AngloGold Ashanti que pretendía explotar oro. Pero al mismo tiempo aceptó la entrada del aguacate hass, un monocultivo promovido por esa multinacional que hoy acapara tierras y amenaza el ambiente…Este año, en Facebook, circularon denuncias anónimas a través de las cuentas de los grupos ‘Colectivo Dignidad Campesina’ y ‘La Inconquistable Cajamarca’, donde se ven quemas de bosque altoandino y palma de cera junto a nuevos cultivos de aguacate hass. Algunas denuncias fueron retomadas por el diario Nuevo Día, y la discusión ambiental se encendió otra vez en este municipio del Tolima…La expansión del aguacate es evidente en el Cañón de Anaime, zona productiva de Cajamarca, pero el tema se calla, pues faltan allí medios de comunicación que promuevan el debate público. Además, defensores ambientales y campesinos que se oponen al monocultivo evitan hablar porque los tienen “entre ceja y ceja”…El 98 % de los pobladores de Cajamarca consideró en la consulta popular de 2017 que los intereses mineros de la empresa AngloGold Ashanti no eran compatibles con su tradición agrícola. El proyecto La Colosa, una mina con 28 millones de onzas de oro como potencial, fue suspendido. Ahora los campesinos tienen una nueva preocupación: el auge del aguacate, un cultivo impulsado por la minera que acapara tierras, deforesta zonas protegidas y amenaza la disponibilidad de agua para abastecer acueductos y producir alimentos en el centro del país…Un campesino que no quiso ser identificado contó a La Liga que ya ha visto extensiones de hasta 200 hectáreas cuyos propietarios son desconocidos. “No les importa talar y tumbar, como en el Amazonas. Pero para hacer un monocultivo. Eso es lo único que va a quedar aquí”, lamentó.